Introducción

Todos los productos elaborados por Dole Vegetales cumplen con altos estándares de calidad y seguridad para entregar a nuestros clientes productos saludables, inocuos y en cumplimiento de las normas vigentes.

Para lograr éstos objetivos, nuestra planta de procesamiento está Certificada HACCP que es una norma internacional para la seguridad alimentaria y parte de la legislación nacional. Por otra parte, contamos con certificación ISO 9001:2015, enfocada en los procesos productivos, logísticos y de atención al cliente para garantizar su satisfacción.

En este sentido y en cumplimiento con estas normas, contamos con:

  • Producción de materia prima con proveedores de larga trayectoria con nuestra organización.
  • Verificación de residuos de agroquímicos y calidad de agua de riesgo y producto.
  • Controles microbiológicos para las líneas de procesos, productos y manipuladores
  • Control exhaustivo de la cadena de frío por medio de GPS en camiones y control en los locales de venta.
  • Manejo de reclamo y mejora continua.
  • Conoce acá más detalles de nuestro trabajo:

Gestión de Proveedores

Control técnico de Dole sobre los productores: Otorgando asesoría permanente por Ingenieros Agrónomos y técnicos agrícolas, funcionarios de Dole Chile S.A., residentes en la zona, quienes realizan visitas a los predios. El departamento agrícola de Dole Vegetales escoge las variedades a establecer, la periodicidad con los cuales se deben realizar los establecimientos, la aplicación de fertilizantes y pesticidas y su frecuencia.

Uso equilibrado y racional de pesticidas y fertilizantes o agroquímicos: Estos compuestos son utilizados en la medida que sean necesarios respetando las carencias de cada producto. La carencia es el tiempo o los días entre los cuales se aplica el producto químico y el día en que la hortaliza está apta para ser consumida, ya que nuestros productos están destinados a consumo fresco.

Conocimiento del origen del producto: De origen conocido, significa que sabemos con exactitud del predio y sector que se está trayendo la materia prima para abastecer la planta.

Procesos de Elaboración

Higiene e infraestructura: Para fabricar productos de óptima calidad, todo comienza con adecuado diseño de planta y equipos, además de procedimientos de higiene del personal e instalaciones, en cumplimiento con las Buenas Prácticas de Manufacturas, dictadas por el Reglamento Sanitario de los alimentos, y basadas en el Codex Alimentarius. Estas buscan prevenir la contaminación física, química y microbiológica, aplicando estrictas normas de conducta y procedimientos de prevención.

Aplicación de sanitizado en línea: La planta procesadora tiene tres líneas de sanitizado, en las cuales se trabaja con un tiempo de residencia de las hortalizas en solución sanitizante por 1 minuto. Este tiempo y la concentración de sanitizante escogido, permite lograr un producto adecuado para el consumo, sistema que es controlado en forma automática y supervisado constantemente por personal de Control de Calidad.

Aplicación de sanitizado en línea: La planta procesadora tiene tres líneas de sanitizado, en las cuales se trabaja con un tiempo de residencia de las hortalizas en solución sanitizante por 1 minuto. Este tiempo y la concentración de sanitizante escogido, permite lograr un producto adecuado para el consumo, sistema que es controlado en forma automática y supervisado constantemente por personal de Control de Calidad.

Envasado: Las bolsas son de material plástico para uso alimenticio, adicionadas de un gas inerte para generar una atmósfera modificada que protege el producto. Si este sistema de envasado se pierde, especialmente en vegetales de hoja, se genera pardeamiento prematuro, por lo tanto, se recomienda una vez abierto el producto consumir todo el contenido. Si queda un sobrante, éste puede ser utilizado pero se debe considerar este factor, ya que la calidad y vida útil del producto, se verá mermada. El envase debe ser sanitizado con agua fría antes de su uso.

HACCP (Hazard Analysis and Critical Control Points) certificado por la prestigiosa empresa SGS: DOLE trabaja con un sistema de Aseguramiento de Calidad basado en HACCP. HACCP es un método eficaz que ayuda a producir alimentos seguros para el consumidor. Corresponde a un análisis exhaustivo de los peligros del proceso, para identificar aquellas etapas que tienen directa relación con la seguridad del consumidor. Luego de tal análisis, se determinan las etapas críticas (Puntos Críticos de Control), para las cuales se diseña un estricto programa de monitoreo que permite asegurar su cumplimiento. Dole diseñó, implementó y certificó su plan de HACCP el año 2009 y trabaja bajo estos lineamientos.

Distribución de productos con control de temperatura: Es fundamental para productos perecibles como los preelaborados, mantener la cadena de frío hasta el momento que el producto va a ser consumido. Esto con el fin de asegurar la calidad microbiológica y sensorial del producto. Por esta razón nuestros despachos son enviados en camiones refrigerados, con termógrafos (sensores capaces de registrar la temperatura del móvil en todo momento), o se encuentran monitoreados por GPS, permitiendo identificar no sólo su temperatura sino su ubicación en un determinado momento. Además, nuestra planta cuenta con andenes de carga acondicionados para el manejo de preelaborados, manteniendo en todo momento un estricto control de la cadena de frío.

Trazabilidad: Al conocer el origen de cada uno de los productos y los procesos a los cuales son sometidos, podemos saber en forma eficiente todas las etapas por las cuales pasó el producto a partir de la fecha de elaboración o vencimiento (origen MP, sanitización, envasado, distribución).
Servicio: Es política de DOLE, entregar un servicio de calidad, y apoyo constante a nuestros clientes, buscando permanentemente mejorar nuestros sistemas, retroalimentarnos con el cliente, y buscar su satisfacción. En tal sentido, se estableció el uso de la Norma ISO 9001:2008 como directriz para el manejo de nuestros sistemas internos, coordinación y enfoque a procesos. Tal norma fue certificada en Enero de 2011.

Ciclo Productivo

Semilla
Etapa 1
Transplante
Etapa 2
Cosecha
Etapa 3
Traslado en frío hasta Santiago
Etapa 4
Proceso
Etapa 5
Traslado en frío hasta el cliente
Etapa 6
Entrega al cliente
Etapa 7
Servicio post-venta
Etapa 8

Higiene en el Proceso de Manufactura

Higiene de los operadores: Todos usan cobertor de cabello, guantes y trajes de agua, que protegen tanto al trabajador como al producto que éstos elaboran.

Control de plagas: Como toda planta de alimentos, contamos con una empresa de control de plagas que nos supervisa, además de tener mallas mosquiteras, puertas y máquinas para atrapar insectos voladores, logrando evitar su ingreso a las salas de manipulación.

Máquinaria: Usamos solo maquinaria de acero inoxidable, fácil de limpiar. Estas son lavadas todos los días con detergentes y sanitizantes para lograr un ambiente de producción adecuado. Nuestro proceso es automatizado por lo que el contacto del producto con las personas es mínimo luego del lavado. Diseño de las Instalaciones: Nuestra planta fue remodelada el año 2014. Contamos con un 40% más de espacio para fabricar nuestros productos. Los pisos son de Ucret, contamos con zócalos con cantos redondeados, alcantarillas y filtros de agua de desechos y todo lo necesario para lograr un ambiente adecuado para la producción inocua.

Cadena de frío: Nuestro proceso es frío desde la recepción de la materia prima hasta la entrega al local o cliente. Los vegetales deben mantenerse entre 1 y 4°C para estar en óptimas condiciones de calidad.

Sanitización del producto: Realizado con sanitizantes autorizados, no solo lavamos el producto con agua, sino que usamos un químico que permite mantener la inocuidad del alimento atacando directamente las bacterias.

Cadena de Frío

Los vegetales procesados son fabricados con materias primas frescas por lo que solo una apropiada cadena de frío logra conservar el producto en todo su procesamiento hasta el lugar de venta.

Los vegetales son plantas, respiran y consumen oxígeno. Si bajamos la temperatura, éstos respiran más lento que es equivalente a que envejezcan más lento por lo tanto duran más.

Los vegetales DOLE son cosechados e inmediatamente guardados en frío y transportados en frío hasta la planta de procesamiento. Las lechugas, zanahorias, apios, etc, son almacenados por corto tiempo en bodegas refrigeradas. Se limpian y cortan en una sala acondicionada. El agua de lavado del producto está a 3°C para ayudar a mantener la temperatura optima desde el momento en que nace el producto. El proceso de envasado y almacenamiento también es en frío.

Nuestro transporte es en frío y es controlado por GPS o termógrafos, para estar seguros de que llegue en óptimas condiciones al cliente final.

Las vitrinas de los supermercados deben estar en frío. Si usted identifica que la temperatura no es apropiada (por largos períodos o cada vez que la ve, los equipos de frío tienen ciclos de deshielo), debe informar al local o a nosotros para asegurar que el supermercado ponga el muble apropiado.

Al comprar estos productos deben estar en frío. Tratar de llevar lo más rápido posible hasta el refrigerador.

Aspectos de Calidad

Insectos:
Nuestros esfuerzos parten desde la elección de la semilla hasta la entrega a nuestros clientes, controlando el 100% de la cadena productiva. El proceso de elaboración de Dole Vegetales considera una mínima probabilidad aparición de elementos extraños en el producto terminado (0.003%), esto debido a que el
trabajar vegetales de hoja y realizar procesos mínimamente invasivos nos impide asegurar en un 100% la no presencia de éstos. Sin perjuicio de lo anterior, nuestra tarea es minimizar esta ocurrencia. Estos hallazgos se concentran en épocas del año específicas, como lo son los cambios de estación. La presión se ve intensificada en los meses de Septiembre-Octubre dado que las temperaturas cálidas y la humedad, forman un ambiente propicio para el desarrollo de insectos.

Vida útil:
Nuestros productos tienen una vida útil de 12 días, para el segmento institucional y de 10 días para el segmento Retail, lo cual se cumple solo si se mantiene en todo momento una cadena de frío estricta. Cualquier desviación en la temperatura generará pérdida en las características organolépticas del producto y disminución de su vida útil. Las condiciones de transporte y almacenamiento deben encontrarse entre 0 y 4°C, dado que la velocidad de las reacciones bioquímicas del vegetal, aumentan de manera más significativa para rangos de temperatura bajos que para rangos de temperaturas altos. Por lo tanto, pasar de 4 a 5°C es proporcionalmente más dañino para la vida útil del vegetal, que pasar de 10 a 11°C. Entonces, recomendamos lo siguiente:

  • Evitar quiebres de temperatura durante la recepción de los productos, una vez recepcionados almacenarlos inmediatamente.
  • No exponer los vegetales a altas temperaturas: cocina, mesones calientes, ventiladores, etc., si el producto no va a ser utilizado rápidamente.
  • Controlar las temperaturas de almacenamiento de los cooler o cámaras de almacenamiento.
  • Instruir a su personal, para que al momento de hacer el control de recepción, se minimicen los aumentos puntuales de temperatura, ya que quiebres de cadena de frío son acumulables en el vegetal; el metabolismo celular aumenta y al reducir la temperatura este vuelve a bajar, pero el deterioro organoléptico ya sucedió, siendo irreversible y acumulativo.
  • Si un producto se saca del cooler y se lleva a la zona de producción o montaje, este ya presentará un quiebre de temperatura, por lo tanto no debiera retornar al lugar de almacenaje y si retorna, considerar este factor ya que la calidad y vida útil del producto se verá mermada.
  • Almacenar los productos en forma ordenada dentro de las cámaras y no generar sobre stock de producto, que ayude a confundir fechas.

Nuestros controles microbiológicos se realizan semanalmente de acuerdo a lo exigido por el RSA, tanto para materias primas, planta de procesos y producto terminado.

Preguntas Frecuentes

¿Cuáles son los beneficios de las ensaladas Dole?

Es una ensalada lista para el consumo, no hay manipulación, no genera basura, el cliente ahorra tiempo y obtiene un producto de óptima calidad

¿Las ensaladas listas Dole son un producto listo para consumir?

Absolutamente. El proceso y envasado de las ensaladas ha sido diseñado para entregar un producto al consumidor que solo se abra y consuma inmediatamente. Por lo tanto, no es necesario volver a lavar las ensaladas en casa, ya que han sido sometidas a un riguroso proceso de desinfección. Sin embargo, si el cliente desea realizar un lavado adicional, éste no daña el producto.

¿ Cuales son las normativas bajo las cuales nos regimos para entregar alimentos seguros a nuestros consumidores?

Nuestra Compañía trabaja en el Aseguramiento de Calidad desde la siembra y cosecha de las materias primas hasta el producto terminado, ayudándonos a minimizar posibles riesgos de contaminación. Nos regimos bajo las normativas HACCP e ISO 9001, para asegurar un óptimo producto a nuestros consumidores.

¿Qué son los vegetales preelaborados Dole?

Son vegetales frescos limpios, picados y envasados listos para su consumo. El producto mantiene sus propiedades naturales y frescas, pero con la diferencia que ya viene lavado, picado y envasado.

Ir arriba