Noticias

Las malas costumbres en la alimentación de los chilenos

Las malas costumbres en la alimentación de los chilenos

Este viernes se celebra el Día mundial de la Alimentación y la ingeniera en alimentos Carolina Cruz, entrega un análisis de nuestro escenario alimenticio.

Imagen foto_00000003Este viernes 16 de octubre se celebra el Día Internacional de la Alimentación, fecha en la cual se intenta concientizar a los pueblos sobre el problema alimentario mundial.

En Chile, las cifras entregadas por la autoridad sanitaria son lapidarias: Más de la mitad de la población tiene sobrepeso u obesidad cuando tienen más de 15 años y más del 80 por ciento de nuestra población es sedentaria, convirtiéndonos en el tercer país de la región con peor estilo de vida, justo después de Estados Unidos y México.

Carolina Cruz, ingeniera en alimentos y gerenta de Calidad & Desarrollo corporativo de Dole, empresa multinacional enfocada en soluciones alimenticias saludables, dice que en general localmente la alimentación es poco saludable, ya que se consumen pocas porciones de frutas y verduras, poco pescado y mucho pan, "la excusa siempre es que no alcanzamos, que no se puede comer sano pero rápido, o que la comida sana es más cara, pero al comer sano hoy, estamos ahorrando mañana, nos sentimos mejor y en alerta logrando una mejor calidad de vida".

Ante esto, la experta recomienda que el consumo de frutas y vegetales debe ser parte importante de nuestro estilo de vida. Lo ideal es consumir 5 porciones totales a lo largo del día, asegurando que no hay excusa que valga, ya que "llevar un par de frutas en el bolso, no cuesta nada".

Tras ser consultada por el consumo de ensaladas que tienen los chilenos, Carolina detalla que "lamentablemente se asume como estar a dieta o se tiene el prejuicio de pensar que la alimentación sana es aburrida y/o difícil, pero no es cierto".

Otro de los detalles entregados por el Ministerio de Salud dice que los chilenos "consumimos más de lo permitido de alimentos no saludables, es decir, con exceso de azúcares, calorías, sal y grasas saturadas".

Para Cruz "se trata de un tema educacional. La educación nutricional entregada es pobre. En los colegios no se enseña a leer las etiquetas y los datos no siempre se interpretan de buena forma", ante lo cual aseguran que entender el detalle nutricional es importante, sin embargo también lo es un cambio de mentalidad en el cual se comprenda que "nuestros hábitos en el primer tramo de nuestra vida, determinan nuestra salud en el último tramo de ésta".

La experta especifica que la forma correcta de leer las etiquetas es comparando porciones de 100gr. de productos similares y escogiendo los que tengan menos grasas, en especial grasas saturadas, luego con menos azúcar, nivel de sodio y con menos calorías totales.

Consejos a tener en consideración:

  • Las grasas saturadas están principalmente en los alimentos de origen animal, sin embargo, hay excepciones. Se recomienda siempre leer las etiquetas de los productos para conocer los nutrientes que éstos contienen.
  • Más de 10 g de grasa saturada por porción es un alimento para estar en alerta. En estos casos debes consumir porciones pequeñas y ocasionalmente.
  • Las grasas trans no engordan más que el resto, pero en términos de calorías es lo mismo. Se deben evitar porque son similares a las grasas saturadas.
  • Respecto del nivel de sodio, debes fijarte que no tenga más de 480 mg. (20 por ciento de lo requerido por un adulto) al día.
  • Es importante saber que la cantidad de nutrientes requeridos por niños y adultos es distinto. Debes tener precaución ya que las etiquetas indican el porcentaje de cada nutriente expresado para una dieta de 2000 Kcal, la cual es para un adulto hombre, no un niño o una mujer pequeña, menos aún para una persona que esté haciendo dieta. Las porciones de estos últimos deben ser más pequeñas y acorde a tu cuerpo.
  • Los vegetales de hoja y tubérculos, en general no contienen grasa y la cantidad natural de sodio de las hortalizas es muy baja, por lo que son ideales para darle volumen a nuestro almuerzo.
  • En general la gente sabe que las vitaminas son importantes, pero en vez de consumirlas en pastillas, se debe tener una alimentación saludable, equilibrada y rica en frutas y verduras.
  • Se suele creer que el aceite de oliva engorda menos y por ello la gente lo consume en cantidades, pero este engorda igual que cualquier aceite, lo que ocurre es que tiene ácidos grasos monoinsaturados que son de mejor calidad nutricional que las grasas saturadas.
  • Finalmente, se cree que los productos integrales no engordan y la verdad es que tienen sólo entre un 10 a 20 por ciento menos de calorías que las harinas blancas. Su mayor beneficio es la fibra que ayuda a la digestión y a la salud del tracto intestinal, y además sacian más porque se digieren más lentamente.